Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de privacidad.

Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial

Vida, amor y muerte constituyen la aleación de este libro, lleno de marcas y arañazos, de júbilos y tristezas, de pluscuamperfectos simples y futuros perfectos. Raúl Vacas
Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual
Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual

Vida, amor y muerte constituyen la aleación de este libro, lleno de marcas y arañazos, de júbilos y tristezas, de pluscuamperfectos simples y futuros perfectos.

Aquí han quedado impresas las tres huellas que permanecen en la piel y el corazón como las tres heridas de Miguel Hernández.

Cada señal esconde un territorio fiel a las palabras y los signos. Cada verso respira con el trazo que la imagen revela o proyecta, como sombra o destello.

 

Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual
Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual

La vida deja en las primeras páginas cicatrices que nos advierten del peligro de soñar más allá de los verbos y señalan —como balizas— nuestros despegues y aterrizajes hacia la realidad y la fantasía.

El amor, en cambio, hace mella en la corteza del corazón, rojo como el magma que recorre la tierra y los volcanes, y deja al descubierto nuestra savia. La huella entonces puede permanecer en forma de recuerdo, de aroma, de mancha de sangre, de electrocardiograma.

 

Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual
Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual

Pero quizá sea la muerte, con su tabla periódica y su obsesión por el tiempo, la que deja una impresión mayor en nuestros ojos y nuestro ánimo. Y de esa combustión última de cuerpo y alma sólo nos libran el llanto o el amor.

Cada poema de este libro nace de una cicatriz. Cada ilustración de otra. Ambos, poemas e ilustraciones, deletrean las circunstancias del hombre y la mujer, hechos para el amor y la vida, para el odio y la muerte. La afirmación y la negación, la pasión y el miedo, la intuición, la advertencia, la certeza, la duda se entretejen de manera visible con dos madejas de color rojo y negro, con dos códigos de lenguaje.

 

Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual
Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual

Asomarse a este calidoscopio supone asumir nuestros aciertos y fracasos, situarnos frente a un espejo donde quizá el paisaje nos sorprenda. Es preciso, por tanto, exhumar los prejuicios que nos resguardan a las puertas del miedo, la muerte, la pasión o el dolor.

Este viaje de ida y vuelta tiene como destino el interior de uno mismo; desde las vísceras a las médulas, desde el talón al córtex. Todo aquí es huella impresa, hito, graffiti, sideral silencio, mundanal rüido.

Raúl Vacas

Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual
Señal de Raúl Vacas y Sara Morante para Mundanalrüido Editorial Beusual

Señal de Raul Vacas.
Ilustraciones: Sara Morante
MUNDANALRUIDO
ISBN: 978-84-614-4974-3
14,5×21,5
96 Pág.